Artxibo rtf
(44 - 2008ko Martxoa)

LA TERCERA VÍA DEL NACIONALISMO DEMOCRÁTICO VASCO (IV):
Requiem por la pirámide

1. Introducción
2. Cómo, por qué
3. La geometría de la pirámide
4. La maldición de la pirámide
5. El paradigma organizativo de la tercera vía
6. Las redes bastidor para la unidad funcional y soberania material
7. La red interna como elemento cohesionador del nacionalismo democrático
8. La red externa como elemento multiplicador del nacionalismo democrático
9. Reflexiones finales

1. Introducción

Las anteriores dos entregas de la tercera vía del nacionalismo democrático vasco, han trabajado los conceptos de "soberanía material" y "unión funcional" tratando de explorar nuevos conceptos ideológicos en el nacionalismo democrático que puedan superar el bloqueo que imponen la mera reivindicación de los maximalismos de "soberanía formal" y "unión orgánica". Este capítulo prentende apuntar no un nuevo concepto, sino la constación de la necesidad de adaptación a un nuevo paradigma de organización para el nacionalismo.


2. Cómo, por qué

Remontémonos a los inicios del movimiento nacionalista vasco en los últimos años del siglo XIX: Sabino Arana crea un movimiento dinámico de éxito allí donde otros fracasaron. ┐Acaso no tenía mayor justificación histórica la independencia originaria en Estado Navarro (mutilado desde 1100, vasallo desde 1512, abolido en 1841) frente a la
afirmación de la existencia de la independencia formal originaria de Bizkaia con la pérdida foral de 1839? ┐Acaso no hubo otros intentos ypropuestas como la República del Bidasoa, el País de los Pirineos, Euskaria y otros tantos proyectos que nunca echaron a andar?


┐Cómo pudo el nacionalismo democrático concentrar y liderar el heterogeneo pensamiento político detrás de un nuevo proyecto? ┐Cómo pudo encender la llama de la soberanía perdida? ┐Cómo pudo, en definitiva, poner en marcha con tanto éxito el proyecto Euzkadi, hijo de su Madre-Tierra Euskal Herria y de su Padre-Estado Navarra?


La respuesta desde luego no es única. Pero una de las respuestas a estas preguntas bien pudiera ser la innovadora organización del movimiento nacionalista. Una organización totalmente arraigada con la sociedad, cercana y efectiva. Una organización que permitiera eficientemente la propagación del ideario nacionalista y la
articulación popular de su herramienta más valiosa: EAJ-PNV.


La reflexión de la tercera vía traza un claro paralelismo con la organización inicial del nacionalismo democrático: todo objetivo dificil necesita un plan de objetivos posibles y ascendentes. Y todo plan necesita un paradigma organizativo efectivo para ser viable.
┐Sirven los actuales paradigmas del nacionalismo para la consecución de la soberanía material y la unión funcional? ┐Cuál es el paradigma adecuado para la realización de dicho plan?


3. La geometría de la pirámide

La geometría piramidal ha sido mitificada hasta la saciedad a lo largo de historia de la humanidad, atribuyéndole capacidades mágicas y milagrosas y ensalzándola como forma geométrica sin par. Sabemos que la pirámide no es sólo aplicable a la geometría puesto que la organización piramidal es también una vieja conocida de la humanidad.
Y en el ámbito científico, la organización piramidal no es más una estructura que las matemáticas y ciencias de la computación han estudiado intensamente por sus propiedades: una estructura de árbol invertido.


Por analogía con la organización tradicional del nacionalismo, en las organizaciones políticas piramidal-asamblearias, el teórico flujo de decisión es ascendente. La teoría indica que las decisiones se toman localmente en las bases de la pirámide y esa decisión es llevada a la instancia superior donde en caso de ser refrendada es también llevada a la siguiente instancia, hasta que llega al nivel más alto. La teoría nos muestra que el debate sigue por tanto un cauce *vertical ascendente*. La práctica nos muestra que en la mayoría de las ocasiones el sentido de las decisiones suele ser la dirección
*vertical descendente*. Esto no es en sí mismo preocupante, pues en las decisiones del día a día hay que confiar en la delegación de funciones de los cuerpos ejecutivos y otros cuerpos legislativos intermedios para ganar en agilidad, reflejos y coherencia de discurso.


Esta línea vertical descendente en la práctica de la organización piramidal es, sin embargo, una mala noticia para cuestiones de orientación política, principios, ponencias y renovación de ideas. En dichos casos, decisiones tomadas desde la cúspide de la pirámide, bien mediante acuerdos personales y/o de corrientes que se llevan mediante cauces no internos hasta sus resortes en las bases, para que se inicie
el protocolario procedimiento y confirmar la decisión previamente adoptada. Un mecanismo para un debate ascendente convertido indirectamente en una vía descendente. Un funcionamiento contradictorio pues hace uso de cauces no internos para su funcionamiento cotidiano que invierte el sentido de la decisión: *la
paradoja del rebote*.


Es conveniente apuntar otra propiedad geométrica de la estructura pirámidal o de árbol invertido: la ausencia de comunicación horizontal formal. Dos bases cercanas, dos barrios de la misma ciudad, dos municipios colindantes, en ocasiones no tienen cauce de comunicación oficial en las bases de la organización piramidal. Sólo las iniciativas particulares intentan establecer tímidos cauces de comunicación horizontal. La metáfora geométrica es también adecuada para explicar la dificultad de que un impulso de la base alcance la cúspide piramidal: se necesita un impulso vertical, un muro a escalar hasta el siguiente nivel, que en una pirámide de varios niveles hace prácticamente imposible completar el camino hasta lo alto.


La organización piramidal/en árbol del nacionalismo no sólo tiene justificación histórica sino también científica: un árbol jerárquico es la forma geométrica que minimiza el número de comunicaciones necesarias para que una información llegue a todas las bases. Y precisamente por esta propiedad geométrica, fue la opción organizativa más efectiva en una época donde las capacidades de comunicación y coordinación eran escasas y costosas en tiempo y en espacio.


La organización tradicional nacionalista se organiza pues en una red de batzokis unidadas piramidalmente buscando coordinar a militantes y simpatizantes superando los medios de comunicación tan precarios. Complementando este sistema se crearon medios de difusión nacionalistas, que pueden considerarse también como medios de
comunicación verticales descendentes, para hacer llegar al mismo tiempo la información a las bases.


4. La maldición de la pirámide


La organización piramidal tiene también una debilidad evidente. La minimización de los canales de comunicación y control hace precisamente que dichos canales sean críticos. Un fallo en un canal intermedio incomunica a gran parte de la base. Peor aún: una manipulación del canal de alto nivel manipula a gran parte de la base.


Centrándonos en las cuestiones ideológicas, donde la existencia de la comunicación, confrontación y acuerdo de ideas es la base fundamental para el desarrollo ideológico en estos tiempos donde la capacidad crítica de los militantes es infinitamente superior a la del comienzo del nacionalismo, el sistema piramidal impone un corsé de dificil
solución: ┐A qué se reduce el debate ideológico? A múltiples discusiones en pequeñas partes de la base. ┐Entra la base en contacto con otras bases? Sólo existen microdebates que dificilmente puede ascender para confrontarlos con otros microdebates. Y ahí es donde entra en juego el control del canal de comunicación piramidal. Es por tanto falso que exista un debate en la base que asciende. Y el gran
problema del nacionalismo democrático es precisamente la ausencia de un debate interno, más allá de ambiguas ponencias collage que sirven para defender posiciones divergentes cuando no antagónicas.


Se dividen las bases en circulos pequeños, se minimizan los estímulos para la asistencia y se forma una red de comisarios del aparato para dirigirlos, de forma que el debate no es más que una pugna electoral de posiciones que se toman fuera de los ámbitos internos.


La inercia del sistema piramidal es también clave para ralentizar o retardar debates. Un laborioso procedimiento burocrático para elevar el debate al siguiente nivel puede alargarse para evitar que se produzca el debate y que pierda actualidad. Entonces, y en nombre de la urgencia, se toma una decisión en un nivel alto y se declara el
debate resuelto. Vini, vidi, vinci.


┐Es este problema de debate inherente a la estructura piramidal? Si no lo es, no cabe duda de que lo favorece. El debate y la lucha interna toma entonces cauces externos, usando incluso medios hostiles o manipuladores del nacionalismo, como grupos mediáticos que transforman los debates en interés de otros grupos políticos. ┐Ha habido realmente un debate interno en el nacionalismo a la vista de las evidentes
discrepancias internas que ha habido? ┐Ha habido debate en la base para analizar los desiguales resultados electorales? ┐Ha habido debate en la base cuando se plantean coaliciones heterogéneas? ┐Ha favorecido o no el debate la organización piramidal y burocrática del nacionalismo?


Volvamos sobre los principios expuestos por la tercera vía en sus anteriores entregas. ┐Es la pirámide la base adecuada para la consecución de la soberanía material en su ámbito industrial, cultural, etc...? ┐Lo es para trabajar en pos de una unión funcional
frente a la unión orgánica?


5. El paradigma organizativo de la tercera vía


La relación piramidal es una relación *débil* y *vulnerable*. Vulnerable a las preexistentes soberanías formales, a las preexistentes uniones formales, ámbitos administrativos, intereses y ambiciones personales. Basta con pervertir el canal, modificar levemente el mensaje, controlar los escasos medios de comunicación.


En el siglo XXI todos los ámbitos sufrirán la revolución organizativa preludiada por el desarrollo de la tecnología del siglo XX, rompiendo los presupuestos existentes, buscando una organización basada en el debate y no de la difusión, buscando una mayor implicación de los miembros de la organización y aumentando la democracia y la
participación interna.


Precisamente la preocupación por los problemas de unas comunicaciones centralizadas o minimizadas y la necesidad de garantizar la comunicación en caso de que una vía de comunicación haya caido o haya sido corrompida ya han sido analizadas en otras ámbitos fuera de la política. El ámbito telemático ya resolvió hace décadas el problema en las telecomunicaciones cuando el departamento de defensa
estadounidense financió el proyecto ARPANET que daría lugar al nacimiento del nuevo paradigma: la red de redes. No existe un único camino para de origen a destino, sino múltiples caminos que pueden cambiar dependiendo de la disponibilidad y de la fiabilidad de los canales anteriormente utilizados. La transformación de este cambio de
paradigma frente a la estructura de red jerárquica/piramidal de la entonces red de comunicaciones ha supuesto una revolución sin precedentes en todos los ámbitos de nuestras vida.


┐Y cuál fue la solución que se adoptó en el ámbito de las telecomunicaciones? Se llegó a la conclusión de que no se consideraba adecuada ni segura la minimización de unos canales de comunicación, porque su fiabilidad y su uso podrían verse comprometidos. La pluralidad de caminos para la comunicación es en consecuencia piedra angular para una mejor garantía de la comunicación. Un canal de comunicación que cae o se considera no fiable no entorpece la comunicación pues hay más caminos que lleguen a su objetivo: surge el concepto de adaptabilidad y de la fiabilidad en la difusión del mensaje.


La red es un paradigma en auge. No porque fuera una auténtica desconocida, sino porque ha ocurrido una revolución en el coste de la comunicación que invierte los presupuestos existentes y que hace viables nuevas formas de organización que no eran posibles hasta los últimos años. La necesidad de usar sólamente una comunicación piramidal para el debate debido a las limitaciones geográficas se ha
relajado. La re volución de la red no sólo vuelve el mundo más pequeño, sino que lo hace más plano, menos burocrático, menos controlable y menos corrompible. La base se estrecha y la pirámide se hunde. El problema no es la falta de información, sino un posible exceso de la misma. Y son precisamente las organizaciones que son capaces de procesar, discriminar y aprovechar la información necesaria las que más van a progresar en su empresa en el nuevo mundo que se está formando.


El paradigma de red ya ha transformado las teorías organizativas de las corporaciones y empresas poniendo de relieve las pérdidas que ocasiona la inercia burocrática existente en la empresa piramidal. La organización pirámidal genera conflictos soterrados, reinos de taifas, filtrado y manipulación de los canales de comunicación internos. Desde el punto de vista organizacional, la empresa ya ha comenzado a caminar hacia la empresa-red, como principal resultado del desarrollo de las
nuevas tecnologías y su impacto en todas las áreas. La empresa-red, y por consiguiente, el nacionalismo-red consiste en estar *conectado internamente como movimiento y estar a su vez conectado con los diversos ámbitos sociales* sin tener que basar esa relación exclusivamente en una relación piramidal a través de los órganos de
los partidos políticos. Se busca *evitar inercias burocráticas para ganar en agilidad y reflejos* y su éxito dependerá de su continua capacidad de generar redes de intercambio estables en el tiempo. La clave del éxito de una empresa-red y del nacionalismo-red, reside en su capacidad para procesar la información *real* y no la información que *conviene*, generar a partir de ella un *diferencial en competitividad, conocimiento e innovación*. La organización que *mejor procese y aplique la información* es la que más posibilidades tiene de liderar la sociedad, pues no en vano será parte integral de la misma gracias a sus múltiples vias de comunicación.


La empresa-red y nacionalismo-red también forman redes en forma de *colaboraciones o alianzas*. La empresa-red forma relaciones de colaboración con centros tecnológicos, empresas del sector o empresas de sectores complementarios. El nacionalismo-red también puede formar diversas redes, entre las cuales se encuentran las siguientes:


a) Redes bastidor como soporte sobre el que caminarán los procesos de soberanía material y unión funcional.

b) Redes internas con otros movimientos sociales, sindicales y políticos del nacionalismo democrático, como elemento como elemento cohesionador e ilusionador.

c) Redes externas con otros nacionalismos y pensamientos políticos que caminen hacia el bien común junto con el nacionalismo democrático vasco. Estas redes externas pueden abarcar ámbitos geográficos diversos: ámbito vasco, estatal o europeo.

6. Las redes bastidor para la unidad funcional y soberania material

Los meros reivindicadores de la unión orgánica tienen puestas su esperanzas en una estructura piramidal que no se completa porque no hay voluntad de establecer las limitadas y críticas comunicaciones en los niveles más elevados: Dietas, órganos de cooperación, relaciones institucionales, restauracionismo estatal. Incluso en el caso de que se pudieran establecer, la mera apuesta por la unión orgánica sufre la debilidad estructural del paradigma piramidal. Cualquier momento un cambio de signo político, una votación, una sentencia judicial... pueden destruir las minimizadas uniones críticas. La unión orgánica entre comunidades tensionadas es débil, un objetivo fácil, un blanco perfecto. Basta con una campaña de prensa o el regreso de un aznarato,no digamos ya una serie de atentados terroristas. ┐Confiaríamos el desarrollo de una unión superadora del actual status quo a una estructura tan endeble?


El propio desarrollo de la soberania material se basa en tejer una red de sinergias económicas, culturales y sociales frente al bloqueo institucional. Una red, emulando a la red de redes tecnológica, capaz de responder ante la caida de una via de comunicación buscando otra vía de comunicación que haga imposible detener las sinérgias. Una red que soporte la crisis de un sector económico que superaba las
limitaciones administrativas con el impulso de otro sector pujante que también supere dichas limitaciones.


Durante la exposición del capitulo referente al pragmatismo lineal ya se esbozaron algunas redes impulsores de la soberania material:

  1. Una red industrial/de innovación impulsado desde las zonas radiantes hacia las zonas principalmente vascófonas de bajo desarrollo que pudieran ofrecer suelo industrial a buen precio. El objetivo de la red es demostrar el desarrollo que supone el empuje de lo vasco, evitar la huida generalizada de jóvenes fuera de los territorios
    vascos e impulsar el euskara lengua de trabajo entre centros a ambos lados del pirineo.
  2. Basada en la anterior red se crean nuevas necesidades básicas en educación, cultura, ocio, servicios... Por tanto, se debe crear una red que de respuesta a las necesidades de un mayor desarrollo de los territorios que acogen la extensión de la anterior red.
  3. Una red de transporte como cohesionador de las nuevas zonas con las zonas radiantes y como arterias de comunicación con dichas zonas. Se trata impulsar la red personal de intercambio y conocimiento con territorios que actualmente no tiene casi relación comercial con las zonas radiantes. La segunda red-bastidor para la soberanía material debe ser un sistema de transporte de personas y mercancías, que
    incluye el desarrollo dual del transporte de largo recorrido (X vasca) para la proyección internacional vasca con el desarrollo de un transporte de cercanías como herramienta vertebradora territorial, antesala de una unión funcional.
  4. Por tanto, las redes industrial, comercial y de comunicaciones son redes bastidor para la soberanía material. La red puede comenzar aprovechando las relaciones personales de los diversos ámbitos profesionales donde trabajan los militantes y simpatizantes nacionalistas, estableciendo las primeras relaciones profesionales que pueden guiar el crecimiento de una política base de la soberanía material.
  5. La unión funcional conforma su red-bastidor en la realización de una eurorregión material que facilite también la implantación y extensión de las redes-bastidor del transporte y empresarial mediante una cooperación trans-administrativa.


7. La red interna como elemento cohesionador del nacionalismo democrático

El paradigma piramidal ha sido en la historia del nacionalismo democrático fuente de éxito en sus comienzos y fuente de problemas en los últimos años. No olvidemos que los mayores problemas internos del nacionalismo democrático en su historia más reciente han surgido precisamente como divisiones internas territoriales en la red
piramidal.


La expulsión de la organización navarra y el abierto enfrentamiento de la guipuzcoana frente a la cúpula piramidal fueron causas esenciales en la escisión del nacionalismo democrático en los años 80. Los problemas de representatividad de cada territorio en la estructura piramidal también fueron fuente de problemas, sin olvidar la Ley de
Territorios Históricos, paradigma del sistema piramidal, que fue causa de una profunda crisis del que el nacionalismo democrático todavía no se ha recuperado.


┐Y en qué dimensiones debe establecer el nacionalismo democrático sus redes internas? Primeramente una red de desarrollo ideológico. La segunda como red de militantes de un mismo partido. La tercera entre miembros de los dos partidos abertzales democráticos:


7.1 Las nuevas tecnologías al servicio de la red ideológica


La comunicación horizontal entre las bases de un mismo partido es prácticamente nula: es más que evidente que existe muy poca relación entre militantes divididos por diferentes ámbitos de decisión e incluso entre militantes de diferentes organizaciones municipales del mismo territorio regional.


Siguiendo una voluntad de abierto debate el nacionalismo debe establecer mecanismos para el debate y difusión de nuevas ideas y aportaciones ideológicas. ┐Cuál es el foro de debate para la actualización del pensamiento nacionalista? ┐Es suficiente la
actualización de ponencias cada 4 años para satisfacer las necesidades de debate?


Toda aportación y renovación ideológica necesita una maduración que va más allá del apresurado procedimiento de redacción y enmienda de ponencias que la organización piramidal establece. Para la organización piramidal, no hay sitio para el debate de base fuera de dicho periodo y paradógicamente, fuera de éste ámbito de ponencias, los dirigentes políticos y las personas con las necesarias relaciones personales/profesionales para poder publicar sus escritos en los medios de difusión parecen ser llamados a ser los únicos pensadores e intelectuales válidos, marcando inexorablemente la siguiente ponencia-calzador.


La anemia ideológica del nacionalismo democrático es creciente, ejercitando un comportamiento reactivo frente a acontecimientos externos, ya sean atentados, elecciones, detenciones, treguas, cambios de gobierno, mayorías absolutas, etc... Y un comportamiento reactivo es el principio del fin de un movimiento con futuro. La proactividad requiere iniciativa ideológica, anticipación, agilidad y vencimiento
de inercias, con un laboratorio de ideas y aplicaciones prácticas más allá de enmiendas parciales a documentos base precocinados. Es posible que los partidos intenten reconducir esta proactividad hacia foros de debate bajo control de los partidos políticos, pero la práctica ya ha demostrado que dichos foros no sólo no fomentan el debate sino que lo evitan y/o lo estigmatizan convirtiendo dichos foros en mera autopropaganda repetitiva de dudosa utilidad. Son ya épicas las diferentes explicaciones para el aplazamiento del debate en el seno nacionalismo:

- La situación actual es buena. No conviene perder energías en debates que nos puedan debilitar.

- La situación actual no es buena. Tenemos que estar unidos y no perder fuerzas en enfrentarnos.

- La situación actual es regular. Ya habrá tiempo para el debate cuando lleguen las ponencias.

  • Es tiempo de ponencias. La ponencia ha llegado tarde, ha habido ya un costoso consenso en las altas instancias y no hay ni tiempo ni ganas de enredar.

Frente a esta táctica del avestruz, la creación de redes de pensamiento se basa fundamentalmente en la infraestructura de la red de redes y las redes personales, con una clara permeabilidad entre ámbas. Se pueden establecer dos tipos de mecanismos fundamentales para el debate ideológico en la red de redes:

  1. Creación de referentes de prestigio ideológicos en forma de revistas digitales libres de la dominación de los partidos políticos para articular con total libertad propuestas de hojas de ruta del nacionalismo democrático. No son plataformas para el análisis circunstancial y coyuntural sino de propuestas y aportaciones trabajadas, en línea con los movimientos políticos e ideológicos que surgen en el panorama internacional.
  2. Creación de referentes que den respuesta y explicación a los sucesos y noticias del día a día, como propuestas a corto plazo a la estrategia política, en forma de bitácoras de colaboración colectivas. Las bitácoras de colaboración son precisamente adecuadas para establecer las redes personales que impulsarán la cohesión interna.

*La comunidad de la red de redes nacionalista propugnada por la tercera vía huye del confidencial, del anónimo y del pseudónimo*, dispuesto a estar al servicio de intereses personales y venganzas. Este método es la reedición del viejo método del rumor y afirmaciones sin pruebas en batzokis que ya fueron usados por algunos dirigentes
del nacionalismo en los años 80 su andadura hacia el poder. Y de aquellos polvos, estos lodos.


La confrontación ideológica deberá ser firmada, crítica, libre, democrática y pública, para que se pueda demostrar la coherencia ideológica y de praxis del firmante. La tercera vía dice no a las voces que reclaman el secretismo con la excusa de que el debate abierto es dar armas a los adversarios. Y es que todavía hay algunos que no son han dado cuenta que los tiempos del secretismo han terminado, pues el nacionalismo democrático *hace tiempo que dejó la clandestinidad*. La sociedad ha cambiado y las nuevas generaciones están más preparadas y son más críticas. Es el momento de impulsar el pensamiento libre del afiliado liberando al mismo del actual papel de comparsa ideológica.


7.2 La red profesional de proyectos


La estructura piramidal ha vuelto al nacionalismo dependiente del poder. Un nacionalismo democrático en la oposición, al no disponer de medios oficiales en instituciones se vuelve pobre en recursos y en ideas, perdido en su comportamiento reactivo. Paradógicamente, la base nacionalista dispone de una gran cantidad de profesionales que podrían colaborar en la elaboración de proyectos si se les estimulara
adecuadamente y las bases no fueran tratadas como meras comparsas. El capital humano del nacionalismo sólo puede recuperarse mediante la constitución de redes personales y profesionales, siguiendo unos pasos firmes:


1) Realizar un análisis de los intereses y capacidades y ámbitos de actuación de los militantes y simpatizantes de los partidos abertzales. En la actualidad el desconocimiento de la aportación que lo que cada uno de los militantes pueden hacer es total.

2) Comunicación de dicho análisis a los militantes interesados de forma que aquellos que lo deseen puedan establecer relaciones personales y profesionales.

3) Estímulo del trabajo en equipo de dichas personas mediante la elaboración de proyectos ilusionantes a la ciudadanía de cara a las instituciones en los que el nacionalismo es oposición. Estos grupos de trabajo son un excelente medio para la formación de jóvenes del partido. Menos pancarta y más materia gris.

Es evidente que la formación de esta red es un objetivo interesante para los propios partidos abertzales, pues es un instrumento efectivo para fomentar el conocimiento mutuo y obtener ideas y proyectos nuevos que no se podrían obtener desde el aislacionismo carguista. Pero sobre todo, esta red es indispensable si el nacionalismo quiere atraer nuevas generaciones preparadas y superar la evidente desmotivación que
sufren amplios sectores de las bases. Es curioso que la sociedad vasca diga que tiene la juventud mejor preparada y sin embargo no muestre ninguna voluntad de participar en la política. ┐No será que el papel que les ofrecemos no va más allá del grito y la pancarta?

7.3 Hacia la unión funcional del nacionalismo

Además de esta red interna, surge la necesidad de una red horizontal entre militantes de los dos partidos del nacionalismo institucional y democrático: EAJ-PNV y EA. La creación de esta red es compleja debido a la traumática escisión por lo que el objetivo de esta red es seguir una secuencia de objetivos ascendente en el tiempo:

a) Realizar un análisis conjunto de los problemas comunes de ámbos partidos y del nacionalismo democrático en general. Basta con repasar los últimos acontecimientos en el nacionalismo (la renuncia a seguir presidiendo ambos partidos por los entonces presidentes de los partidos, división territorial, la división interna entre sectores
proclives a una alianza transversal con los partidarios de alianzas con partidos de la izquierda nacionalista y revolucionaria, problemas organizacionales, divisiones territoriales, etc...) para observar que el paralelismo entre los dos partidos del nacionalismo es evidente. Y es todavía más evidente que el sistema piramidal a nivel de cúpulas de partidos se ha demostrado incapaz de realizar un análisis de los
problemas comunes que afectan al nacionalismo en su conjunto.

b) Trabajar en nuevas propuestas para la actualización del ideario del nacionalismo democrático que puedan dar solución a los problemas anteriormente analizados. Las propuestas de actualización tienen pues, un marco superador de la división del nacionalismo mediante una comunicación horizontal entre bases de ambos partidos, que es donde la comunicación puede ser más sincera y valiosa, libre de intereses y
resistencias debido a dinámicas de supervivencia y de reparto de cargos.

c) Comenzar una dinámica de colaboración para aplicar dichas nuevas propuestas por los militantes y simpatizantes que sea embrión de una unión funcional entre bases de los partidos. Esta colaboración será impulsada probablemente por personas que no vivieron la trágica escisión, que no la vivieron traumáticamente o tienen gran interés en
superarla.

d) El restablecimiento de la confianza entre militantes que sí vivieron la escisión. Esta colaboración y confianza sólo podrá volver si ya se ha comenzado a trabajar suficientemente en los anteriores dos objetivos.

Seamos claros: *en la actualidad no hay razones de peso que justifiquen la existencia de dos partidos separados en el ámbito nacionalista democrático y sí innumerables razones que justifican la reunificación del nacionalismo democrático*. El objetivo de la tercera vía y de la red inter-partidos no es sino preparar y allanar el camino hacia un objetivo que la mayoría de los votantes y militantes abertzales democráticos viene reclamando desde hace muchos años: la refundación del nacionalismo mediante *la coalición permanente o incluso ulterior fusión de PNV y EA que de por finalizada la
escisión*.

La tercera vía, por lo tanto, no busca grandes coaliciones interesadas en réditos electorales o en la difuminación de las responsabilidades por temor a resultados electorales adversos. La tercera vía busca establecer unas bases sólidas para la actualización, reunificación y reforzamiento del nacionalismo democrático, pues considera que las diferencias actualmente existentes, una vez eliminados los intereses
personales y ambiciones de poder, pueden ser perfectamente integrables en un nacionalismo moderno *con una mayor democracia interna y una estructura menos piramidal*. La adecuación del paradigma organizativo a un nuevo paradigma con mayor democracia interna, debate ideológico, con mayores garantías de independencia de criterio frente a dinámicas de supervivencia es por lo tanto *clave* para la deseada refundación.

Un nacionalismo democrático que en el camino de la reunificación primero debe debatir abiertamente entre las bases y proponer soluciones conjuntas antes de que haya acuerdos orgánicos que certifiquen la unión y su consiguiente reparto de dádivas, cargos y jubilaciones anticipadas lujosas. El debate deberá incluir aspectos organizativos internos (estructura piramidal interna) y de país (LTH:
estructura piramidal institucional) para una verdadera refundación ilusionante para la sociedad vasca, que no entiende el espectáculo de los rituales de apareamiento entre PNV y EA que tiene que sufrir cada vez que se acercan unas elecciones.

8. La red externa como elemento multiplicador del nacionalismo democrático

Además de constituir una la red homogénea cohesionadora del nacionalismo, el nacionalismo democrático no puede trabajar de forma endogámica. ┐Cómo puede el nacionalismo democrático profundizar sus objetivos y aumentar su influencia fuera del ámbito nacionalista?

Algunos consideran el nacionalismo democrático como un medio para alcanzar unos objetivos finales de soberanía y territorialidad vascas. Nada más lejos de la realidad. La soberanía y territorialidad vascas no son un fin sino también un medio, pues el objetivo no es obtener simplemente la máxima soberanía formal, sino que la soberanía se
considera un medio para garantizar la pervivencia y la evolución de los vasco. En palabras de Irujo: "Ansiamos la unidad vasca, constituida al amparo de un organismo estatal con personalidad propia y los medios adecuados para labrar nuestra cultura y poder ofrecerla en colaboración con los restantes pueblos del mundo al acervo humano
del progreso y del saber".

Por tanto, poder labrar nuestra cultura y ofrecerla en colaboración a los demás, es el objetivo fundamental del nacionalismo. Y para conseguir este loable fin, es objetivo del nacionalismo impulsar la democracia, la justicia social y otros valores, pues no hay patria libre sin hombres libres.

Tomemos como ejemplo la actuación de la política internacional francesa. Como imperio colonial venido a menos, Francia no puede establecer pautas internacionales como lo hacia en sus tiempos de esplendor. Consciente de su situación de debilidad frente a los nuevos gigantes y superpotencias que imperan en el orden mundial, la
diplomacia francesa ha optado por un camino de red multiplicadora: la Unión Europea. Como país importante de la unión europea, busca acuerdos con otros países de la unión, incluidos los más pequeños, logrando aprobar sus propuestas como propuestas de la Unión. Es entonces que usando como palanca la Unión Europea y su enorme peso económico, Francia obtiene una influencia internacional muy ampliada
con respecto a la que obtendría por sí misma.

Al considerar la tercera vía como objetivos fundamentales del nacionalismo impulsar la democracia, el bienestar, la justicia social y es necesaria la colaboración con otras fuerzas vascas, españolas, francesas, europeas y mundiales. Para ello, la tercera vía propone:

8.1 Reactivar la red transversal vasca al norte y al sur

Allá donde sea posible, colaborar con fuerzas ideológicamente diversas, como el socialismo vasquista, el centrismo o la izquierda nacionalista no violenta. Como ejemplos de colaboración podemos citar el desarrollo de la red ferroviaria. Los proyectos de ámbito de la CAV también podrían contemplar una colaboración con sectores de la CFN e Iparralde con cámaras de comercio, agrícolas o turísticas. Se trata de desarrollar aspectos claves para el avance del bienestar vasco, y por
lo tanto, del factor diferenciador de la ventaja de ser vascos.

La red vasca debe incluir también el contacto con las administraciones, asociaciones y empresas de diferente signo político de Iparralde en la búsqueda de intereses comunes para el desarrollo de Iparralde, especialmente en la cooperación en materia de
infraestructuras, turismo y cultura. Este impulso buscaría afianzar los intentos de innovación empresarial que ya se están dando en Iparralde, pudiendo establecer centros universitarios de investigación y desarrollo de empresas vascas que pudieran participar en el mercado francés. Esto podría lograr tres objetivos fundamentales: aligerar la dependencia del mercado español a la industria vasca (base para la
soberania material), reforzar la conciencia vasca en Euskadi Norte y colaborar en su desarrollo económico y cultural.

8.2 Reactivar la red ibérica de naciones

En la continua representación de la lucha de los vasco contra lo español la realidad económica y política de España es muchas veces obviada, pues dentro del Estado español conviven naciones diversas. Tomemos como ejemplo Catalunya: la economía catalana supone el 25% del PIB del Estado. La economía de la CAV alrededor del 7%. Por lo tanto, un tercio de la potencia económica del Estado se encuentra en territorios mayoritariamente nacionalistas. Retomando la idea del segundo capítulo de "La tercera vía del nacionalismo democrático vasco", sería posible establecer alianzas estratégicas y participaciones industriales en empresas fuertes de Catalunya y Euskadi mediante las cajas vascas y catalanas para impedir la deslocalización a Madrid de los centros de decisión.

Las grandes empresas tradicionalmente vascas, cuando crecen de tamaño para poder desarrollarse se convierten en piezas apetecibles por grupos económicos ideológicamente adversos al nacionalismo, por inversores extranjeros o pueden ser usados como monedas de cambio por los gobiernos españoles de turno por inconfesables intereses políticos y económicos. Este evidente riesgo pondría en peligro el desarrollo y progreso de los principios de la tercera vía y es por ello que la red
ibérica con otros naciones peninsulares se torna esencial.

Además, el eje Euskadi - Catalunya debe ser eje de comunicaciones de personas y transportes (mediante a X vasca o línea aérea), eje de ideas e innovación tecnológica y eje de una alianza política firme. La red de centros de innovación y de investigación establecidos en el antiguo reino pirenaico y de Catalunya podrían iniciar una
colaboración estratégica permanente. La fuerza de atracción delagujero negro centralista sólo podrá superarse en algunos casos apoyándonos en la potencia económica de las empresas y el sector financiero catalán. En otros muchos casos, se podrían dar otras alianzas con otras regiones con sentimientos identitarios (Galicia) y
otras zonas necesidades de progreso económico con objetivos similares en la lucha contra el centralismo feroz.

8.3 Reactivar la red internacional

Durante los duros años del aznarato, se ha perseguido al nacionalismo vasco intentando mancillar el prestigio internacional que tan merecidamente se ganó en Europa como impulsor de la unión europea y cofundador de la democracia cristiana. Las cuestiones clave para el desarrollo de la democracia y las competencias vascas se juega en Europa por lo que hay que continuar el camino emprendido por el PNV y
EA en los últimos para ser referentes en Europa como miembros del PDE y ALE respectivamente.

El ámbito europeo, como ya se trabajó en la anterior entrega de "La tercera vía del nacionalismo democrático vasco" adquiere especial relevancia por la creciente capacidad legislativa europea. Las últimas polémicas por la ley de patentes o leyes de condiciones laborales y el impulso de la cooperación transfronteriza indican la creciente
importancia del ámbito europeo.

Fuera de europa, ya se tiene constancia de la importancia la comunidad vasca en el continente americano como embajadora y plataforma multiplicadora de la voz vasca. Y es esta red vasca la que puede debe establecer las bases de un futuro cuerpo diplomático y empresarial vasco.

Tal y como se ha hecho en el continente americano, gracias a la masiva emigración que los vascos a dicho continente, la tercera vía advierte la necesidad de abrir nuevas perspectivas. Es necesario profundizar las relaciones con los nuevos países emergentes, como China, Rusia e India siguiendo el ejemplo de industrialdeas como la establecida en Kunshan (China) por MCC y las que proyecta también para Rusia e India. Y no olvidemos que las grandes potencias como China, ya han empezado a
cimentar su dominio en las economías africanas como potencia neocolonial triplicando en los últimos cinco años sus intercambios comerciales con el continente africano. Por tanto, convendría también empezar a diseñar planes futuros para establecer relaciones con países africanos de forma que el conocimiento de lo vasco no sólo abarque Europa y América sino también Africa y Asia.

9. Reflexiones finales

El nacionalismo democrático ha establecido durante su historia variadas formas organizativas dependiendo de su situación en la sociedad. En sus comienzos, debido a las limitaciones de los medios de comunicación, la organización plenamente piramidal se convirtío en un medio exitoso para el avance del nacionalismo. En los tiempos duros
del exilio y la represión, el paradigma de red se convirtió también en una valiosa herramienta que mantuvo viva la llama del nacionalimos en la sociedad, estableciendo innumerables relaciones de red en ámbitos educativos, religiosos y económicos.

El regreso al poder del nacionalismo y los largos años de gobierno han vuelto a virar el paradigma organizacional hacia la pirámide, que ya da muestras de agotamiento debido a un creciente aislamiento de dicha estructura con la sociedad y de sus mismos afiliados e impulsores.

El paradigma organizacional de la tercera vía para el desarrollo de la soberania material y unión funcional se basa en un paradigma organizacional en red que ofrezca una mayor solidez frente a paradigmas que pueden ser facilmente atacados por otros intereses partidistas, políticos o económicos. Y en el ámbito interno de organización se antoja esencial la recuperación de la comunicación horizontal creando una red superpuesta a la organización actual.

Ion Gaztañaga Muñoa