Artxibo rtf
(46 - 2008ko Abendu
a)

EUSKADI TA ASKATASAUNA COMO RIZOMA DE GUERRA EN CONSTANTE EVOLUCIÓN

Siguiendo con la tarea que se desarrolla en esta revista digital para "llamar a las cosas por su nombre" y en aras a desterrar conceptos caducos en el funcionamiento del "hacha", el presente artículo pretende señalar, de la forma más sucinta posible, el actual modo de funcionamiento de la vanguardia armada del MLNV, tomando como base el auto de prisión del comando Askatasun Haizea publicado por el diario ABC.es y la observación de la operativa de la banda terrorista desde la conocida como "caída de Bidart".

Las Organizaciones terroristas tradicionales de finales del siglo XX, adoptaban formas y estructuras convencionales, de carácter piramidal, desde cuyo vértice superior iban desgranándose una serie de estructuras, subestructuras, aparatos, etc. hasta llegar al nivel inferior donde se desarrollaba el último eslabón, formado por grupos, comandos o células.

Así, la Organización Al Qaeda por ejemplo, desde que su General Bin Laden adoptaba la decisión correspondiente, pasaba la orden de realizar una serie de atentados a través de la larga cadena de mando, estructuras y aparatos, hasta que una determinada célula en cualquier lugar del mundo ejecutaba la acción.

Este esquema de funcionamiento, con organismos y estructuras concretas, ha sido definido en distintos momentos como parte finita o estructura formal. En la actualidad, esta estructura convencional, ha sufrido una evolución tal que resulta extremadamente difícil para ser percibida, tanto por los distintos servicios de inteligencia internacionales como por la ciudadanía, empapada por el lenguaje caduco que emplean los mass media al referirse a las organizaciones terroristas.

En este nuevo siglo, esta Organización de organizaciones, una vez trazada la estrategia general y señalados los enemigos principales a batir, ha adoptado una forma distinta, con lazos y relaciones entre sí, totalmente invisibles, indefinibles e ilocalizables. Cada órgano, aparato, grupo o célula finita, desarrolla una energía imperceptible, que con efecto multiplicador es capaz de desarrollar una máquina de guerra imposible de erradicar con la poderosísima y subjetiva estructura militar tradicional: cada comando, grupo o célula nace, crece y adquiere la conciencia de tal, a partir de esas interconexiones internas y externas no perceptibles, procediendo a trazar y definir su propia actividad militar y terrorista de forma autónoma e independiente, manteniendo una comunión ideológica subjetiva con el resto de células, aparatos o estructuras, e incluso con otras organizaciones terroristas internacionales.

Estas células mantienen una serie de características generales: estanqueidad, autonomía y autosuficiencia. No mantienen relación orgánica con ninguna otra célula o aparato, y son absolutamente autosuficientes, desde su creación, maduración y desarrollo ideológico, obtención de explosivos, reparto de tareas y elección de objetivos militares.

Este nuevo modelo de estructura desestructurada, estaría perfectamente prefigurada en lo que a principios de la década de los 90 se definía teóricamente por parte del colectivo J. Agirre como "múltiple infinito": progresión geométrica con capacidad ilimitada a nivel planetario. Desde una perspectiva local, Euskadi Ta Askatasuna, no es una Organización terrorista ajena a este proceso de evolución y transformación, y en este nuevo milenio ha pasado de representar una estructura piramidal formal a adoptar formas de estructura rizomáticas, al objeto de eludir la acción de sus enemigos militares.

 

Tradicionalmente la Organización terrorista ETA, estaba formada por una Dirección; un Comité Ejecutivo donde como en cualquier otra entidad empresarial, cultural o política se adoptan las grandes decisiones que afectan a toda la organización. A este Comité pertenecían los representantes más importantes de los distintos aparatos, de los cuales dependían distintos sub-aparatos, grupos, hasta llegar a los comandos operativos. Es decir, una estructura convencional, con forma vertical, piramidal y jerárquica, con unas interconexiones verticales y horizontales, que facilitaban la labor de detección, definición y localización de la acción ejercida por los servicios de inteligencia internacionales; un concepto finito de estructura, que ha permitido la neutralización temporal en diversas ocasiones de la actividad militar de Euskadi Ta Askatasuna, pero nunca de una forma definitiva.

A mediados de los años 90, las organizaciones del entramado Movimiento de Liberación Nacional Vasco sufren un proceso de reestructuración, que culmina con la desaparición de la pesada maquinaria del organismo KAS, transformada en un ágil, dinámico y semi desestructurado EKIN. Poco después le llegaría el turno a la vanguardia de este movimiento, la cual se va a caracterizar esencialmente por mantener dos aspectos permanentes en todos sus niveles organizativos: un aspecto perceptible y otro no perceptible. La "no percepción" no es sinónimo de "no existencia", sino de "no patente", "no apreciable", pero sobre todo de "no comprensible".

La organización terrorista ETA siempre ha mantenido dos aspectos en liza; la parte teórica y dirigente, la Dirección, y la parte práctica y operativa, sus Comandos. Así, se ha podido observar que la Dirección se ha desdoblado en un Aspecto Perceptible y otro Aspecto NO Perceptible.

El Aspecto Perceptible, es la cabeza visible de la organización, a quien se atribuye la jefatura de toda la estructura militar. El Aspecto NO Perceptible, es la verdadera Dirección de la Organización, la cual permanece oculta al no mostrarse visible en la realidad cotidiana de la actividad organizativa. Esta parte invisible a su vez, también se divide en dos: Comité Ejecutivo (donde se toman las decisiones de relevancia y Aparatos (organización estructural de medios materiales, económicos…). Ambas partes gozan de una relativa "comodidad clandestina", al permanecer fuera del ámbito habitual, incluso fuera del Estado francés. El Aspecto Perceptible, es la parte apreciable dentro del campo de acción en este territorio (Iparralde y territorios limítrofes en Francia), y está formada por personas que desarrollan una actividad clandestina y a la vez visible a las investigaciones policiales en ese espacio geográfico. Todo ello con un doble objetivo: mayor seguridad (parte oculta) y garantizar así la continuidad de la lucha.

Esta parte constituye una línea de cortafuegos y de salvaguarda de la parte no visible, donde se oculta el verdadero generalato de esta Organización, y está formada por un Jefe y una serie de colaboradores inmediatos. Se trata de jóvenes de un cierto grado de experiencia y conocimiento mínimo, normalmente al haber intervenido como liberados en alguna campaña, y que les permite impartir cursillos, sustraer vehículos, y otras habilidades que posibilitan su gestión. Es decir, militantes de contrastada experiencia militar, pero de reciente llegada a territorio francés.

Este Aspecto Perceptible presenta las siguientes características:

    • ESTANQUEIDAD.- No tiene relaciones orgánicas visibles permanentes/constantes con la parte superior u oculta, salvo informáticas, telemáticas, puntuales….
    • AUTOMATICIDAD.- Garantiza el relevo automático en caso de detenciones.
    • AUTOSUFICIENCIA.- Se trata de un órgano autosuficiente y sin relación (mínima) con otros aparatos. Así este mismo es totalmente independiente para realizar captaciones, generar informaciones, sustraer vehículos, gestión de material (confección y reparto), impartir cursillos, gestión de miembros en reserva, etc.
    • AUTONOMÍA: A partir de unas órdenes generales, salvo excepciones, tienen capacidad para la elaboración de informaciones de objetivos, captaciones, movimientos, etc.
    • VISIBILIDAD.- Es la parte perceptible, porque mantiene citas con comandos, legales de hegoalde, reparte explosivos, etc., y quien está expuesta a un mayor riesgo de detección, investigación y caída.
    • CADUCIDAD.- No tiene un recorrido concreto y definido en el tiempo: hasta su caída.

Pero la característica más importante de este aspecto sería la MULTIPLICIDAD: diferentes micro-ETAS o micro-organizaciones dentro de la Organización, que tras la caída de una, se activaría una segunda de forma automática y perfectamente activa, garantizando así la continuidad militar. La Dirección, el verdadero jefe militar de la parte oculta, activa de nuevo el sistema, poniendo en funcionamiento una nueva micro-ETA de las varias que pueden estar ya diseñadas y preparadas, nombrando un nuevo Jefe con un perfil similar. Ésta será la nueva cara visible del aparato, el nuevo cortafuegos, que muestre su rostro ante los nuevos acontecimientos que generan la actividad clandestina en Francia, y que salvaguarda a los verdaderos dirigentes, que disponen de mayor movilidad, tranquilidad y mínimo riesgo.

 

 

 

 

Este sistema de visualización de ciertos aspectos de la clandestinidad y ocultación de otros más relevantes, es decir, facilitación de la vulnerabilidad de unos para incidir en la inmunidad de otros, explicaría las sucesivas caídas de múltiples aparatos y sus jefes militares durante estos años, sin consecuencias operativas irreversibles a corto/medio plazo.

Según diversos medios de comunicación que publicitaron el contenido de la documentación incautada por la policía gala a uno de los responsables de la parte Perceptible de los últimos años, SUSPER (Igor Fernández Iradi), los comandos operativos que se hallan trabajando en territorio español podían ser Liberados Coordinadores y Liberados Operativos; es decir, siguiendo una lógica léxica se trataría de liberados que coordinan, y otros que realizarían, participarían o colaborarían en acciones.

Esta práctica detectada, no muestra sino la reproducción en lo particular de lo diseñado en lo general. La división en dos aspectos (perceptible e imperceptible) de los dirigentes de la Organización, es puesta en práctica de igual forma en los comandos operativos que se hallan trabajando en el interior.

De manera que, a la división tradicional de la operativa terrorista entre Liberados y Legales, dentro de los primeros habría que distinguir entre los Liberados Coordinadores y Liberados Operativos.

Los primeros, constituirían el Aspecto NO Perceptible, ya que su labor sería la de coordinar otros liberados, probablemente grupos de liberados sin relación entre sí, dentro del mismo territorio y fuera de él, que reciben y transmiten órdenes directamente de su responsable en Francia, que colaboran en la creación de infraestructura, disponen de gran movilidad física, quedando al margen de la operatividad y conformando un nuevo eslabón que impide las detenciones en cadena.

Los coordinados, quienes sí tienen una participación directa en labores militares, conforman el Aspecto Perceptible a este lado de la frontera; trabajan individualmente y en grupo, realizan captaciones dentro de su entorno personal y no tienen un conocimiento total de la infraestructura del otro, de manera que ante la detención de uno de ellos, el otro garantiza la continuidad. En el supuesto de la detención de ambos, el coordinador dispone de más grupos independientes para continuar y tratar de reconstruir la caída.

La autosuficiencia de cada micro-ETA se traslada a los propios comandos operativos: mezclan los componentes de los artefactos explosivos (la banda ha editado diversos CD que instruyen sobre cantidades, método de mezcla, etc.), captan a nuevos colaboradores en función de sus necesidades, se aprovechan de la infraestructura de los colaboradores captados, etc.

Un nuevo sistema de estructura organizativa, diseñada en el plano teórico y trasladada a la práctica terrorista, a partir de un sistema de visualización y ocultamiento de niveles de estructura, que no son otra cosa que factores desorientadores a la lógica tradicional insertado en rígidos esquemas de pensamiento de sus adversarios (las instituciones democráticas), y que impiden a éstas obtener una imagen real del enemigo al cual han de batir. Mientras que las instituciones (incluso las encargadas de velar por la seguridad de la ciudadanía) siguen percibiendo a ETA con estructura piramidal en el sentido convencional, conformada por los clásicos comando Bizkaia, Gipuzkoa o Itinerante, a lo sumo, se ha empleado el término "complejo", pero sin dotarle de un contenido concreto.

La banda terrorista ha evolucionado al compás de los tiempos y de manera concordante con la propia evolución de otras organizaciones del MLNV y de forma similar a otras organizaciones terroristas modernas como Al Qaeda, se ha empleado a fondo en distorsionar su propia imagen, al objeto de evitar que el enemigo tenga conciencia precisa de la verdadera dimensión de su oponente: lo que se puede definir como un rizoma de guerra en constante evolución.

 

José Ángel Iturriaga y Eusebio Inzunza